LA HISTORIA DEL WBC

EL WBC nació como una iniciativa del entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, para crear una organización que lograra unificar todas las comisiones del mundo y así controlar la expansión del boxeo; es así como el 14 de febrero de 1963 nace el Consejo Mundial de Boxeo inicialmente creado por 11 países: Estados Unidos, Argentina, Inglaterra, Francia, México, Filipinas, Panamá, Chile, Perú, Venezuela, y Brasil.  Sus principales fundadores fueron los mexicanos Luis Spota y el profesor Ramón G. Velásquez, quienes fueron presidentes del Consejo Mundial de Boxeo, así como Onslow Fane, de Inglaterra y el filipino Justiniano Montaño.

Hasta ahora han sido seis los que ostentaron el cargo de presidente del Consejo Mundial de Boxeo; sin embargo, el Doctor José Sulaimán Chagnón, quien llegó a la presidencia el 5 de diciembre de 1975 en la ciudad de Túnez y se mantuvo en el cargo por más de 38 años, fue quien consolidó al organismo como el más importante a nivel internacional.

Bajo su mandato el WBC, evolucionó, creció y transformó la forma en que se mira a este noble deporte; y es que para el WBC lo más importante siempre ha sido salvaguardar, la seguridad, la salud y el respeto al boxeador quien se sube al ring con sed de ganar, de agradar a su público sin importarle el riesgo que pueda correr.

El Consejo Mundial de Boxeo, es un organismo sin fines de lucro, que trabaja por amor al boxeo con gente comprometida que busca la seguridad de los boxeadores. Conformado por 166 países con sus respectivas confederaciones, su función principal es hacer del boxeo un deporte justo y seguro.

Hoy en día, bajo el liderazgo de su presidente, el Licenciado Mauricio Sulaimán, el organismo sigue trabajando por engrandecer al boxeo, así como para proteger la salud y el bienestar de todos los boxeadores, por encima de cualquier interés, promoviendo siempre nuestros valores: lealtad, justicia, integridad y respetando el compromiso social que respalda nuestra historia.

PRIMERAS REGLAS WBC
QUE REVOLUCIONARON EL BOXEO:

1. La reducción de la duración de las peleas titulares de 15 a 12 rounds.
2. El pesaje oficial obligatorio 24 horas antes de las peleas.
3. La creación de divisiones intermedias.
4. El ring de cuatro cuerdas.
5. El guante con pulgar adherido.
6. Los exámenes antidopaje después de cada pelea sancionada por el CMB.
7. Donativos a la UCLA para investigación científica.
8. Exámenes médicos anuales para campeones y boxeadores clasificados.
9. Seguros de vida y hospitalización para todos aquellos púgiles que participen en veladas con peleas titulares.
10. Pensiones de apoyo económico para boxeadores que lo necesiten en todo el mundo.
11. La lucha contra el “apartheid” en el boxeo sudafricano, que le valió a nuestro presidente incluso un reconocimiento en las Naciones Unidas.

José Sulaimán, Lifetime President.

Mauricio Sulaimán, Presidente.

ÉL ES MAURICIO SULAIMÁN SALDIVAR PRESIDENTE DEL WBC

Nació el 30 de diciembre de 1969 en la Ciudad de México, Distrito Federal, hijo menor de José Sulaimán Chagnón y Martha Saldívar Morales. Hermano de José, Lucy, Héctor, Fernando y Claudia.

Un hombre apasionado de la música y los deportes, que desde niño siguió los pasos de su padre, el hombre que le enseñó que servir a los demás.

Licenciado en Administración de Empresas, en el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Estado de México, que dentro de sus logros académicos se incluyen dos especialidades más, un diplomado en finanzas y otro en Gestión de Alta Responsabilidad por parte la Asociación de Presidentes de América.

Fue presidente y Director Ejecutivo de la Empresa Controles Gráficos, una empresa manufacturera con tres divisiones de negocio: impresión, seguridad y soluciones digitales. Para 1992 el WBC lo nombró Director de Relaciones Públicas y 1994 fue electo vicepresidente de la Federación Norteamericana de Boxeo.

En 2004 asumió el cargo de Secretario Ejecutivo del Consejo Mundial de Boxeo. El 12 de febrero de 2014 fue elegido por unanimidad presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

Durante su gestión como dirigente de organismo, el Licenciado Sulaimán ha trabajado bajo los valores que le inculcó su papá en más de 38 años al frente del CMB, como la honestidad, responsabilidad, respeto, solidaridad y amistad.

A cinco años de su presidencia, Mauricio ha dado forma a diversas iniciativas, como torneos amateur y profesionales, participación activa en programas sociales y de reinserción, impulso al boxeo femenil con la organización de tres convenciones, seguimiento al Fondo “José Sulaimán” que ayuda a los boxeadores más necesitados, creación de cinturones especiales para conmemorar grandes peleas, seminarios para jueces y referís en todo el mundo.

Así como la creación del Programa de Boxeo Limpio (CBP) que en colaboración con VADA, que tiene como objetivo principal, aparte de las pruebas, educar a los atletas sobre el peligro y desventajas que el dopaje puede ocasionar, además de las penalidades en dar positivo por sustancias prohibidas, dentro o fuera de una competición.

Otro punto importante, la colaboración con la fundación del Papa Francisco, Scholas Occurrentes, con la tarea de servir a la niñez en busca un futuro mejor para ellos, sin importar religión, raza o color por medio del deporte y el perdón que se le otorgó a Jack Johnson, primer campeón afroamericano.

El 2020 fue un reto para todos y el deporte como muchos otros aspectos de la vida cotidiana sufrió un gran golpes, por lo que el organismo lidereado por el licenciado Sulaimán, buscó, como siempre ha sido, la manera de mantenerse activo y de unir a toda la familia boxística y desde el inicio de la pandemia tomó varias acciones.

De inicio con la campaña “Quédate en Casa”, más tarde con prácticas con campeones involucrando aficionados para hacer así el doble BC workout, para que uno en casa se mantenga activo. Pláticas diarias conocidas como WBC talks en inglés y español de lunes a viernes, para que la comunidad del boxeo y deporte estuvieran comunicados, entretenidos y sobre todo activos.

Así mismo, el organismo diseñó un protocolo médico-administrativo para regresar el boxeo sin público, para que se pudieran llevar a cabo eventos y este documento se compartió en todo el mundo y ha sido muy exitoso.

Diversas actividades de responsabilidad social donde se entregaron despensas y se consiguió recursos para apoyar a la comunidad del boxeo sobre todo a personas mayores que no pueden salir de su casa.

Héroes por la humanidad fue una de las iniciativas más importantes pues con ello se busca reconocer a quienes desde distintos frentes aportan a sus comunidades en el combate a la pandemia de COVID-19, haciendo cosas extraordinarias.

 

 

LA HISTORIA DEL BOXEO

Para hablar de la historia del organismo más importante, el Consejo Mundial de Boxeo, es necesario hacer un viaje en el tiempo y remontarnos hasta los orígenes del deporte que más gloria ha traído al pueblo de México: el boxeo.

La lucha con los puños como competición y espectáculo es una de las actividades deportivas más remotas en el tiempo. Este tipo de competencias se han practicado desde la Antigüedad en casi todos los continentes a excepción de América.

Aunque muy pocos lo saben, el boxeo nació en África y se remonta al año 6000 A. C., en lo que actualmente es Etiopía; se difundió primero a la antigua civilización egipcia y de ahí a las civilizaciones mesopotámicas.

En sus inicios los boxeadores egipcios utilizaron un tipo de guante que cubría hasta el codo; sin embargo esta costumbre se encuentra también en Creta y en la Antigua Grecia, donde ya existen referencias al boxeo en La Ilíada de Homero.

Para el año 688 a. C. el boxeo fue incluido en los XXIII Juegos Olímpicos de la antigüedad con el nombre de pygme o pygmachia que en griego significa pelea de puños.  El boxeo también fue practicado en los primeros tiempos de la Antigua Roma, pero fue prácticamente eliminado como actividad en toda Europa con la aparición del cristianismo. Contrariamente a lo que sucedió en Europa, el boxeo tuvo una gran difusión en toda el Asia. Se estima que a comienzos de la era cristiana, apareció el muay boran o boxeo ancestral en el sudeste asiático.

En china se ha atribuido la aparición de este deporte a Bodhidharma, un monje hindú y patriarca budista que vivió en el siglo V, en el shao lin chuan, quien aseguraba que la práctica del boxeo está íntimamente relacionada con el control del qi o chi, una energía interna que se atribuye a los seres vivos:

“Sin el Chi, no existe la fuerza. Un boxeador que grite y lance su mano con ferocidad, no tiene verdadera fuerza en su golpe. Un verdadero boxeador no es espectacular, pero su puño es pesado como una montaña. Esto es debido a que posee el Chi.”

En el siglo XVIII el boxeo se convirtió en una práctica deportiva de gran difusión en Gran Bretaña y sus colonias, ingresando así al continente Americano. Durante dos siglos los combates se realizaron a puño limpio y sin límite de tiempo, con el fin de organizar espectáculos de apuestas, conformando una práctica muy violenta, en las que habitualmente los púgiles resultaban seriamente lesionados o muertos.

El púgil Jack Broughton introdujo un enfoque técnico y metódico para la práctica de este deporte, optimizando los golpes y desplazamientos. En el año de 1741 venció a George Stevenson en un combate que duró 35 minutos, por desgracia Stevenson murió pocos días después. Inicialmente Broughton abandonó los cuadriláteros, pero luego él mismo creó reglas con el fin de evitar que los pugilistas sufrieran daños irreversibles.

Tiempo después Jack Broughton dio a conocer en su anfiteatro de Tottenham Court Road y difundió las que serían las primeras reglas del boxeo moderno, que serían conocidas por su nombre y que le darían el reconocimiento como “padre del boxeo inglés”.

LAS 7 PRIMERAS REGLAS

1. Retirarse a su propio lado del ring ante una caída del oponente.

2. La cuenta de medio minuto luego de una caída para ubicarse en el centro del ring y recomenzar el combate o ser considerado “hombre vencido”.

3. Sólo los púgiles y sus segundos podían subir al ring.

4. La prohibición de arreglos privados entre los púgiles sobre el reparto del dinero.

5. La elección de umpires para resolver disputas entre los boxeadores.

6. La prohibición de golpear al adversario cuando se encuentre caído.

7. La admisión de las llaves sólo por encima de la cintura.

Las Reglas de Broughton se mantuvieron vigentes con algunas modificaciones, hasta 1838, cuando fueron reemplazadas por las Reglas del London Prize Ring.

Durante este período se introdujo el boxeo en Amércia y a finales del siglo XIX la fiebre boxística comenzó a difundirse en países no anglosajones, principalmente en aquellos en los que existía influencia británica o estadounidense, como: México, Argentina, Uruguay, Panamá, Cuba, Puerto Rico, Filipinas, Sudáfrica y España.

Relativamente, poco tiempo después, México se convirtió en cuna del boxeo, la historia del semillero de campeones mexicanos comenzaba a escribirse; con el boxeo en todo su esplendor, el entonces presidente de México, Adolfo López Mateos, decidió crear una organización que lograra unificar todas las comisiones del mundo para controlar la expansión del Boxeo; es así como el 14 de febrero de 1963 nace el  Consejo Mundial de Boxeo inicialmente creado por 11 países: Estados Unidos, Argentina, Inglaterra, Francia, México, Filipinas, Panamá, Chile, Perú, Venezuela, y Brasil.  Sus principales fundadores fueron los mexicanos Luis Spota y el profesor Ramón G. Velásquez, quienes fueron presidentes del Consejo Mundial de Boxeo, así como Onslow Fane, de Inglaterra y el filipino Justiniano Montaño.